Gente On-Line

2 ene. 2015

El amor, como la magia, necesita de inocentes y crédulos. Y para el resto de los seres racionales, los que se busquen la aventura de sentir pura pasión, mística y convulsionada pasión, necesitan, como en un acto de magia, entregarse al espectáculo, y abandonar todo raciocinio.

No hay comentarios.: