Gente On-Line

15 nov. 2011

El amor, casi siempre, se torna una batalla. Una batalla de ingenio y orgullo. Y la ventaja más grande la tiene aquella parte que tiene menos miedo a perder: aquel que aprendió a llevarse bien con la soledad.