Gente On-Line

11 oct. 2010

Te refugias en tu dolor,
y ya no queda más temor,
pues el momento ya llegó,
hora de decir adiós.